Martes 21 de Octubre - 15:33



Ecología y medio ambiente
Ecología
28/11/2009

Hábitos para cuidar la biodiversidad

La destrucción de los hábitats, la extracción insostenible de los recursos naturales, las especies invasoras, el calentamiento global o la contaminación son algunas de las principales amenazas contra la biodiversidad. Los consumidores pueden asumir diversas pautas en sus hábitos diarios para salvar el futuro de la variedad de seres vivos que pueblan la Tierra, incluida la especie humana.

La transformación y destrucción de la tierra y los océanos es la principal amenaza para la disminución de la biodiversidad. El transporte, las industrias que extraen los recursos naturales, la contaminación, las represas, la agricultura, la pesca o la silvicultura han propiciado cambios radicales en los hábitats de todo el planeta. El abandono del mundo rural y la introducción de nuevas e insostenibles actividades son otro factor que desestabiliza el frágil equilibrio de los ecosistemas.

La transformación y destrucción de la tierra y los océanos es la principal amenaza para la disminución de la biodiversidad. El transporte, las industrias, la contaminación, las represas, la agricultura y la pesca han propiciado cambios radicales en los hábitats de todo el planeta.La sobreexplotación ha acelerado el ritmo de desaparición de especies. Muchas especies están bajo una fuerte presión debido a la sobrepesca. Algunos expertos afirman que en los próximos años los océanos se pueden quedar sin recursos, de manera que la única salida sea la acuicultura.

Las especies invasoras son la segunda principal amenaza para la biodiversidad. El número de especies introducidas a nivel global se ha incrementado en gran medida en las últimas décadas.

El cambio climático puede causar de forma directa la pérdida de hábitats y las especies que los pueblan. El impacto que sufren algunas especies en concreto son una prueba de que el calentamiento global afecta ya a la pérdida de biodiversidad. En algunas regiones del planeta, el problema puede ser mucho más grave: el derretimiento del hielo en los casquetes polares puede dejar sin hogar a las especies únicas que lo habitan, como los osos polares o los pingüinos.

La contaminación por diversos agentes químicos es el otro gran elemento que incide en la desaparición de especies. La aprobación en los últimos años de legislaciones cada vez más severas y su cumplimiento ha contribuido a mejorar la calidad del aire y la limpieza del entorno natural. Sin embargo, algunos lugares del mundo sufren todavía altos niveles de polución que repercuten en la biodiversidad.

Qué pueden hacer los consumidores
Las medidas para cuidar la biodiversidad no sólo están en manos de los gobiernos, sino también de los consumidores. La concienciación es el primer paso. Como ciudadanos urbanos, la biodiversidad puede parecer algo lejana y sin repercusión en la vida cotidiana. Sin embargo, el aire que se respira, o el agua y la comida que se consumen no serían posibles sin la variedad y abundancia de especies que pueblan la Tierra. Cuidar la biodiversidad no sólo permite que las especies sobrevivan, sino que los propios seres humanos tengan un futuro sobre el planeta.

Cuidar la biodiversidad no sólo permite que las especies sobrevivan, sino que los propios seres humanos tengan un futuro sobre el planeta.

La suma de pequeños esfuerzos a escala global puede tener un efecto mayor del que se cree. El consumo racional de los productos cotidianos no sólo contribuirá a reducir la factura, sino también a proteger la biodiversidad. Los consumidores pueden ser más exigentes al solicitar el origen sostenible de los productos o las especies que van a comprar.

La alimentación también puede ser esencial. El consumo de productos frescos, de temporada y producidos de forma local es preferible al de alimentos transportados, empaquetados y congelados. En cuanto a la dieta, es recomendable el consumo moderado de carne y pescado y la ingesta diaria de verduras y frutas. La selección de etiquetas ecológicas puede ayudar a tomar una decisión más respetuosa con el medio ambiente.

Frente al cambio climático, los consumidores pueden asumir diversas pautas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Al desplazarse, se puede optar por ir en transporte público, en bicicleta o a pie. En caso de necesitar el vehículo privado, se puede compartir con otras personas y conducir de forma eficiente.

En casa, la aplicación de diversos consejos puede reducir el consumo energético y, con ello, no sólo se beneficia al bolsillo, sino también al entorno natural. El uso de sistemas de energía renovable, la utilización de bombillas de bajo consumo, el empleo de electrodomésticos con etiqueta de eficiencia energética A o A+, la anulación de los denominados "vampiros eléctricos", y en general, el apagado de cualquier sistema eléctrico que no se utilice es sencillo y reducirá la cantidad de electricidad.

La climatización correcta del hogar puede ahorrar mucho dinero y reducir las necesidades energéticas. La calefacción o el aire acondicionado se pueden utilizar sin excesos y con sistemas que aumenten la eficiencia. El aislamiento adecuado de paredes y ventanas puede reducir el consumo energético en un 30%.

El agua es otro bien preciado que afecta de forma directa a la conservación de la biodiversidad. Los consumidores pueden utilizarlo de forma responsable: una ducha gasta menos agua que un baño y el uso de sistemas eficientes, así como el aprovechamiento del agua de lluvia o de las aguas grises, permite un consumo menor. Quienes tengan césped o un huerto, pueden evitar, o por lo menos reducir, el uso de herbicidas y plaguicidas.

También te pueden interesar...

¿Ya has visitado Ecología y medio ambiente en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

 
Comparte esta página o añádela a tus favoritos  
Fuente: Consumer.es
Descargas:

Buscar en el sitio

Suscribirse al newsletter

Oct 2014
 
 
L M M J V S D

Eventos Próximos