Miercoles 23 de Abril - 22:47



Marketing y Comunicación
Por Daniela de León*
23/08/2011

Comunicación efectiva

En estos tiempos de reestructuraciones corporativas y de reducciones de personal, el rol de una comunicación efectiva cobra una mayor importancia. La incertidumbre causada por los cambios de trabajo y los consiguientes trastornos, representa un desafío de comunicación complejo para cada gerente. El mayor desafío consiste en mantener el enfoque, la responsabilidad y el entusiasmo del equipo.

Para lograr esto, tendrás que redoblar tus esfuerzos para comunicarte de manera persuasiva, precisa y auténtica.

Revisa los siguientes principios prácticos y testeados de comunicación efectiva y comprueba tu misma de qué manera te ayudarán a mantener a tu equipo entusiasmado, aún en tiempos de crisis o stress:

Trata de anticipar tus preocupaciones, temores y aspiraciones; particularmente si estás apuntando a la posibilidad de un cambio mayor. Brindar un enfoque global y positivo ayuda a que las personas se sientan más cómodas. Se honesta:

  • Nunca trates de engañar o confundir a tu equipo.
  • Las personas reconocen la falta de honestidad y la evasión ni bien la perciben. Si posees una reputación de ser una persona sincera, eso es un bien de inestimable valor con el que siempre podrás contar cuando necesites mantener involucrado a tu equipo.
  • Cuando tú o cualquier otro decisor se equivoquen, admítelo. Si fracasas, acéptalo.
  • Este tipo de honestidad te hará ganar la confianza de tu equipo.  En los momentos buenos, tu equipo estará ahí para apoyarte. Y en los tiempos difíciles, esa confianza ganada te facilitará ser el emisor de malas noticias.

Cree en lo que dices:

  • Debes estar convencida de lo que estás diciendo y vendiendo. De lo contrario, tus interlocutores se darán cuenta.
  • Tu nivel de convicción y entusiasmo tiene un fuerte impacto en la audiencia, porque es lo que le permitirá  -o no- obtener la motivación que busca.
  • En una oportunidad Dale Carnegie dijo: ‘Todo éxito que he tenido, lo he obtenido  casi exclusivamente por mi entusiasmo’.

Conéctate con los oyentes:

  • Coloca a tu equipo o audiencia en el centro de tu comunicación.
  • Trata de anticipar tus preocupaciones, temores y aspiraciones; particularmente si estás apuntando a la posibilidad de un cambio mayor. Ten presente que, en la mayoría de los casos,  brindar un enfoque global y positivo ayuda a que las personas se sientan más cómodas.
  • Refiérete a todas las opciones, evalua los pro y los contras de una acción específica, e identifica los mejores y peores escenarios para todos los actores involucrados.
  • Logra que los oyentes se involucren en la conversación. Responde a sus principales preguntas y objeciones. Nunca pierdas de vista la necesidad de ser cuidadosa y, sobre todo, de comunicar su empatía.

Manten un diálogo “de dos vías”:

  • Genera tantas oportunidades de comunicación bidireccional como te sea posible. Las discusiones de arriba hacia abajo no son suficientes. Acepta las opiniones, ideas, preguntas de todos los integrantes de tu equipo. Debes estar en la búsqueda constante de aquellos temas que inquietan a los demás.

Manten a las personas en el circuito de la comunicación:

  • Comunicar -y hacerlo con frecuencia- es de suma importancia. Necesitas reforzar tus mensajes repitiéndolos una y otra vez.
  • Las personas desean sentirse parte de lo que está sucediendo.  Si no logras involucrar a tu equipo de forma completa y continua, te enfrentarás a la posibilidad de perder su interés. O peor aún, su nivel de confianza, motivación y desempeño podrían  decaer significativamente.

Escríbelo:

  • Refuerza tus mensajes enviándolos en tantos formatos como te sea posible. Dilo personalmente, por supuesto. Pero luego, reitera tu mensaje en e-mails, newsletters, boletines, folletos, cartas informativas, videos, CDs, etc.
  • Siempre que escribas algo, asegúrate de que sea claro, coherente y preciso.
  • Adecua tus comunicaciones de acuerdo con los estilos de oyentes y de aprendizajes presentes en tu equipo. Deberás segmentar tu comunicación en función de la diversidad y tamaño de tu audiencia. Solo asegúrate de no sacrificar la consistencia y precisión de tu mensaje a causa de esta “personalización”.

Mide lo que haces:

Una de las mejores formas de evaluar si estás alcanzando sus objetivos de comunicación, es recibir una retroalimentación (feedback) frecuente de parte de tus interlocutores:

  • Establece un proceso para llevar a cabo esta evaluación.
  • Escucha estratégicamente cada respuesta.
  • Escucha también, las conversaciones informales que se dan dentro de la organización.
  • Toma como referencia y compara sus iniciativas con las de aquellas empresas que se destacan por su  comunicación.

*Daniela de León. Directora de Dale Carnegie. Delegada del Comité de Calidad de Carnegie University desde Mexico hasta Argentina. Desarrollo y formación de Trainers para Argentina y Latinoamérica. Cuenta con un Posgrado en Recursos Humanos (Lincoln University). Miembro del Comité Ejecutivo de AEDIN (Asociación en Defensa del Infante Neurológico) Cerebral Palsy

También te pueden interesar...

 

¿Ya has visitado Marketing y Comunicación en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

 

 
Comparte esta página o añádela a tus favoritos  
Fuente: Emprendedoresnews
Descargas:

Buscar en el sitio

Suscribirse al newsletter

abr 2014
 
 
L M M J V S D

Eventos Próximos